Una amenaza a la libertad de culto en América Latina. Declaración conjunta REDLAD-GEMRIP

30 de octubre de 2017

La Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD y el Grupo de EstudiosMultidisciplinarios en Religión e Incidencia Pública (GEMRIP) queremos mostrar nuestra más profunda preocupación por lo que durante los últimos meses sucede en Brasil, en materia de libertad religiosa y de cultos.

Varios integrantes de iglesias y comunidades de religiones de matriz africana, como el candomblé y umbanda, han denunciado prácticas sistemáticas de discriminación y violencia en contra de su integridad física y sus sitios de culto. Asimismo, han señalado cómo grupos de narcotraficantes, que se dicen evangélicos, han emergido y ejercen control territorial en algunos sectores empobrecidos de ciudades como Río de Janeiro, incentivando el odio y la persecución en contra de prácticas religiosas diferentes a las predominantes.

Como organizaciones de la sociedad civil de América Latina, vemos lo anterior como una amenaza que atenta contra los derechos fundamentales de las personas, que va en contravía no sólo de las leyes y las normas vigentes en Brasil, sino también de tratados internacionales como la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su artículo 18 reivindica la libertad religiosa, así como también lo hace el artículo 12 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Queremos mostrar nuestra solidaridad con las comunidades que están siendo estigmatizadas en razón de sus creencias y nuestro compromiso con la defensa de sus libertades. Desde el año pasado, REDLAD y GEMRIP hemos venido trabajando en pro de la visibilización y empoderamiento de perspectivas religiosas cada vez más plurales y respetuosas de la diversidad humana en todo sentido. Reivindicamos el Estado laico y un papel de las religiones mucho más propositivo en el marco de los derechos humanos.

Manifestaciones como las del pasado mes de septiembre en la 10ª Caminata en Defensa de la Libertad Religiosa deben ser una constante. Brasil, como el resto de América Latina y el Caribe, necesitan de más y más muestras de integración humana y promoción de su diversidad.

Finalmente, queremos llamar la atención de los líderes de las iglesias evangélicas y católicas para que desde sus púlpitos promuevan el respeto por otras creencias y prácticas religiosas distintas a las suyas. Como líderes de sus iglesias tienen no sólo una responsabilidad espiritual, sino también política y social, sobre todo si al mismo tiempo son funcionarios públicos, como es el caso de Marcelo Crivella, actual alcalde Río de Janeiro y obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

En nuestra diversidad está la riqueza y la clave para avanzar como sociedad.

No Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*